Noticias e información Edición
       
 
  ¿Qué es TIB?

Idea terapéutica básica

La idea básica radica (en contraposición a la medicina estándar) en el hecho de que, los síntomas de una enfermedad son comprendidos como las señales visibles exteriormente de una reacción de curación que inicia el propio sistema inmunológico para que el organismo pueda liberarse de una sobrecarga (por ejemplo, una invasión viral). Algo que también sucede en enfermedades agudas. Las Enfermedades crónicas surgen cuando la reacción de curación, a causa del agotamiento del sistema inmunológico, cesa. Por esta razón, los síntomas de una enfermedad no deberían ser combatidos (como hace la medicina estándar con sus productos “anti”), sino que, más bien, es preciso favorecer esta tarea de defensa del organismo.

La enfermedad no se genera en el interior de la célula del órgano, sino en el tejido conjuntivo que la rodea, el cual ejerce una función de nodriza y, siguiendo a A. Pischinger, se denomina "matriz" o "sistema de regulación básica". Aquí ocurren, debido a las cargas de estrés duradero, trastornos funcionales originados por bloqueos de los circuitos reguladores cibernéticos. El flujo de informaciones sufre una malfunción, el potencial de carga disminuye o queda por completo anulado, se da una falta de ATP, los bioritmos son caóticos, hay exceso de ácidos o de bases - dicho brevemente: la homeostasis queda gravemente dañada.



l Ampliar imagen l

El efecto de la BIT se basa, según el nivel de conocimiento actual, en los siguientes principios básicos:

Cada oscilación modulada presenta una información. Que ésta sea, o no, asumida como una información plena de sentido se decide según su contenido, el cual, entre otras cosas, debería tener un efecto ordenador y estructurador sobre el tejido. Para que se produzca, generalmente, una influencia de las informaciones en el organismo, la oscilación correspondiente debe penetrar en el organismo. Pero esto sólo sucede si puede traspasar la denominada "ventana Adey", la cual (según W.R. Adey) se da solamente en una frecuencia determinada (contenido de la información), así como en una intensidad determinada (muy débil). En el organismo hay varias de estas ventanas. El organismo transmite sus informaciones en un umbral de energía extremadamente bajo, es decir, con amplitudes muy bajas.

Para que se produzca el efecto terapéutico deseado, primero, tiene que llevarse a cabo una resonancia (literalmente: resonar o "acompañar la oscilación" debido a una determinada excitación) después de haber atravesado la "ventana Adey". A través de la interferencia (superposición de oscilaciones) pueden producirse fenómenos de amplificación o debilitación, surgiendo un nuevo modelo energético (superior) del tejido correspondiente que es la condición previa para los procesos de regeneración y que tiene la capacidad de aumentar la actividad anabólica del metabolismo. Esta nueva (!) y compleja información puede entenderse como un impulso de curación que viene desde el exterior (BIT exógena) y que tiene propiedades ordenadoras (reorganización). Con esto pueden fortalecerse zonas debilitadas del organismo o asistir funciones necesarias del sistema inmunológico, respectivamente. Pacientes con las defensas bajas, por esta razón, son tratados preferiblemente con la BIT exógena.

Con estas aclaraciones, sin embargo, no hemos explicado todavía el efecto terapéutico con oscilaciones propias del cuerpo.

Para entender este punto, es necesario destacar las propiedades energéticas de un tejido. Las células del tejido, usualmente, presentan un potencial de carga de -70 hasta -90 mV con una secuencia rápida de despolarización y repolarización (descarga y recarga). En caso de enfermedad, debido a los factores múltiples de estrés duradero se da, primariamente, una disminución de esta carga que llega a hasta una despolarización duradera de sectores completos del tejido, con lo cual se provocan trastornos metabólicos graves (falta de energía, desintoxicación de las células bloqueadas, transformación de sustratos disminuida). A estos cambios anteceden reestructuraciones del campo superior correspondiente, el cual, en comparación con el tejido normal, presenta una fluctuación disminuida de las oscilaciones (aumento de la frecuencia debido a la absorción de energía, disminución causada por la emisión de energía), pero un aumento de frecuencia constante. Con esto se disminuye notablemente la capacidad de adaptación a irritaciones exteriores (rigidez de regulación creciente), aumentando el potencial de enfermedad. El organismo tiene la propiedad de acostumbrarse a cambios de una duración más larga y considerarlos normales, por lo que también inflamaciones crónicas pueden "dormirse", pues el cuerpo las tolera. Sólo mediante una "señal de atención" puede despertar nuevamente el sistema inmunológico.

Empleando la BIT endógena, se toman las señales electromagnéticas a través de los electrodos de la piel directamente del tejido enfermo y se conducen al equipo de BIT, en el cual el espectro de frecuencia puede modificarse de modo dirigido (según el equipo). La señal terapéutica, en caso de enfermedades crónicas, se conduce a un lugar sano, por ejemplo, al timo donde trastorna a largo plazo la homeostasis (orden dinámico en el tejido que se produce según ritmos) según los principios mencionados arriba, ya que representa una señal de atención. Contra esto, el organismo se defiende, inmediatamente, mediante una reacción a la irritación (contrarregulación).

Esta contra-oscilación producida por el tejido sano se difunde en milisegundos por todo el cuerpo, pero, a causa de la similitud necesaria, entra en resonancia sólo con el tejido enfermo y obra ahí como impulso curativo, por lo que el paciente siente una reacción sólo en esta zona afectada.

Este impulso curativo no es más que la información necesaria para el sistema inmunológico, por cuya causa empieza a actuar y produce por sí mismo la reacción curativa. O sea, para lograr el efecto de la BIT con frecuencias propias del cuerpo se necesita contar con un sistema inmunológico, en gran medida, intacto.

La BIT funciona como un principio antiquísimo de curación: el organismo es traído a una resonancia consigo mismo y con sus problemas, y así es estimulado a una confrontación con sus múltiples cargas y molestias.

Con indicaciones determinadas (enfermedades agudas, carga de toxinas), la señal del cuerpo puede ser devuelta al tejido enfermo también de manera invertida (desfase en 180.), con lo que no llegan a extinguirse las frecuencias patológicas por interferencia, sino una enajenación de las mismas, por la que surge una señal de atención local que provoca las mismas reacciones inmunológicas descritas arriba como respuesta a la irritación.

La medicina china tomó otro camino en la aplicación práctica de la transmisión de informaciones desarrollando la acupuntura. Los fenómenos que pueden observarse en este contexto son iguales a los de la BIT. Sin embargo, su explicación es mucho más difícil, si bien, entre tanto, se ha descifrado el sustrato morfológico de los puntos de acupuntura. Mediante la punción con la aguja se liberan biofotones y, obviamente, se acoplan entre sí diferentes niveles de información, produciendo, de este modo, una señal de atención.

A partir del desarrollo de la electroacupuntura por Voll en los años cincuenta, se pudo demostrar que los impulsos eléctricos pueden influir en el flujo de informaciones en los meridianos. Además, con la electroacupuntura según Voll, por vez primera, se hizo posible la prueba de medicamentos.

Con ayuda de los datos aportados en estas corrientes de análisis y terapia, se logró ganar un fundamento para la investigación empírica, ya que se demostró que un medicamento podía cambiar el valor de su medición con sólo ser sostenido en la palma de la mano. Esto evidenció que un medicamento emite oscilaciones, que el organismo puede registrar y a las cuales puede contestar (reacción a una irritación). C.W. Smith descubrió en sus investigaciones que el efecto curativo de un medicamento presenta una información de oscilaciones electromagnéticas que se puede transmitir por vía electrónica, esto es, por una vía no material.

 
 
 
 
 
 
 
 
l Inicio l l Versión imprimible l
Deutsche Version English Version Version Español Versione Italiana Russian Version